J. Álvarez. y C. Blanco.

Entrevistamos a Vicente Carranza y Ángel Cánovas, miembros de la agrupación independiente de trabajadores (aitb) un sindicato alternativo, formado por personas voluntarias. Hablamos de cuales son sus propuestas, cómo ven la figura del autónomo en este país, y más en concreto del sector de la alimentación, área en la que están especializados.

¿Cómo surgió la agrupación de trabajadores aitb y cuánto tiempo hace?

Hemos cumplido 7 años, la agrupación la creamos en 2008. Es de ámbito nacional y está orientada, fundamentalmente, a sectores como la alimentación, comercio de la alimentación, hostelería y afines.  

¿Por qué sólo en esos sectores?

Quizá el motivo sea que nosotros personalmente tenemos bastantes años de experiencia dentro del sindicalismo en esos sectores, podríamos decir que estamos más especializados en esas áreas, sin embargo, aunque los asuntos que abordamos habitualmente han de tener una relación con la alimentación, no excluimos asuntos que puntualmente nos puedan llegar y no sean estrictamente de esos sectores. Somos personas que nos gusta ir avanzando, dar un pasos en ese sentido, pero el paso que damos queremos darlo bien, para no tener que retroceder, aunque es evidente que ese riesgo siempre existe. Si hubiéramos comenzado con todas las áreas, nos habría costado mucho mas tiempo consolidarnos. La agrupación nació como una respuesta crítica a las grandes organizaciones. Nosotros conocemos bastante bien como funcionan esas organizaciones potentes porque hemos sido parte de ellas, y por supuesto que nos podrían decir que hemos formado parte de esos sindicatos, en algunos casos, ocupando puestos en órganos de dirección, pero llega un momento en el que lo que vas viendo cada vez te gusta menos. Llega un momento que es tanto el compromiso que tienes con la organización que el bosque no te deja ver los árboles, se pierde mucha perspectiva. Llega un momento que hay cosas que no ves y te las tienen que decir de fuera, hasta que te das cuenta que no estás haciendo lo que quieres hacer, aquello por lo que asumiste un compromiso social con los trabajadores. Los que tomamos el camino sindical, estamos para hacer una labor social-laboral, al menos es eso en lo que creemos, proteger o defender los derechos de los trabajadores. Si no puedes hacer eso, ¿qué hacemos aquí? Si esto se convierte en estrategias internas continuas, casi permanentes, para ver quién va a dirigir la organización los próximos 4 años, ¿que sentido tiene seguir en esas organizaciones?. Para nosotros nuestra razón de ser son los trabajadores, son las personas, si esa razón de ser no la compartes es mejor que te dediques a otra cosa. No vamos a ser como son esas grandes organizaciones sindicales, nosotros somos muy pequeñitos, somos un grano de arena en la playa, invisibles, pero como ese grano de arena, ahí estamos. Tampoco aspiramos, aún, a ser interlocutores de la CEOE ni nada parecido. Por supuesto nada que ver con los gobiernos de turno, pero si queremos hacer nuestra modesta y paciente labor sindical y social.

¿Qué proyectos tenéis a futuro?

El momento en el que estamos ahora es un momento delicioso, porque nuestra aspiración no es tan ambiciosa. Cuando empezamos, hubo gente muy atrevida que a nosotros nos daban por desaparecidos a las 24 horas, además se hizo una campaña brutal en contra nuestra. Han pasado estos años y todavía estamos aquí, no hemos desaparecido, incluso con unos problemas de transfuguismo que hemos sufrido, con todo y esos problemas vamos creciendo. Recientemente hemos abierto otra oficina en Barcelona, y tenemos perspectivas de a finales de año abrir otra en Madrid.

“Ahora se habla mucho del Coaching en diversos aspectos de la actividad, deportiva, profesional…, individual o en grupo, ¿por qué no podemos hacer nosotros nuestro coaching laboral?

 

¿A grandes rasgos cuál sería vuestra diferenciación con un sindicato tradicional?

 

El sindicalismo, conocido como “sindicalismo de clase” es el sindicalismo exclusivamente reivindicativo, de lucha de clases, de acción, reacción, es decir, un clásico de finales del siglo XIX que luchaba contra el explotador de la clase trabajadora, un sindicalismo nostálgico, anclado en el ayer. A ese sindicalismo la sociedad española, sobre todo los trabajadores, le debemos mucho, y merece nuestro reconocimiento, pero hoy los tiempos son otros, nosotros creemos que se ha producido un serio desfase entre la línea sindical de esos grandes sindicatos y la sociedad actual. El abuso empresarial no ha desaparecido, sin embargo no es comparable con el siglo XIX, es por eso que aitb trabaja en línea con los tiempos actuales. Nuestro principal propósito es resolver el problema allí donde se produce y entre los actores del mismo. Hablamos de negociación, propuestas razonadas, a nosotros nos interesa el trabajador, sea este por cuenta ajena o por cuenta propia. Somos una organización de trabajadoras y trabajadores para trabajadoras y trabajadores, pero nos interesa mucho el empresario, el futuro empresarial tiene gran importancia para nosotros;  nosotros trabajamos en una la fórmula  que permite al pequeño empresario, con menos de 10 trabajadores, al autónomo, al emprendedor, integrarse en nuestra organización. Si le decimos al trabajador cual es su función en la empresa, y le podemos decir al empresario si el rendimiento de ese trabajador es bueno o no, por la actitud del trabajador o por la actitud del empresario, estamos colaborando en alguna medida en la mejora de la productividad, convencidos también que podemos a resolver el 80% de los problemas. Nosotros no creemos que haya trabajadores vagos o irresponsables, en términos generales, lo que creemos es que hay muchos que no rinden suficiente porque no están bien ubicados.

No creéis en la figura del trabajador vago, ¿creéis en la figura del empresario explotador?

No, y lo razonamos. Nosotros opinamos que aunque el empresario quisiera ser un explotador al uso, hoy en día no podría serlo, ya que eso le implicaría muchísima rotación, sumado a los problemas legales que tendría que afrontar. A las empresas no les interesa ni la rotación ni los problemas. Los empresarios quieren estabilidad, y tanto los problemas laborales como la rotación no les da estabilidad. Por supuesto estamos refiriéndonos a empresarios serios y responsables, en ningún caso nos referimos a los aficionados a empresarios, esos que en algunos casos son hasta indecentes, esos si que son explotadores y es con esos sucedáneos de empresarios con los que hay que tener mano dura, desde la legalidad vigente.

Creéis que se le ha tratado injustamente al pequeño empresario desde el sindicalismo al compararle siempre con el capitalista. ¿Cómo es esa relación entre el sindicalismo y el pequeño empresario?

Ser capitalista en la sociedad actual y dentro de las normas que rigen, no es algo por lo que las empresas deban avergonzarse, más bien al contrario.

Enlazando con el proyecto que te comentábamos anteriormente, de integrar al pequeño empresario en nuestra organización, si no creyéramos que les han trabado injustamente (nada que ver con ser capitalista o no) no  pretenderíamos captarles.

La relación entre los grandes sindicatos y el pequeño empresario, generalmente ha sido poco relevante, pero en ningún caso ha sido una relación donde el respeto del sindicato hacia el pequeño empresario se haya significado como un gesto destacable. Les han tratado -en líneas generales- como inferiores, con actitudes casi amenazadoras,  probablemente porque el sindicalismo tradicional ha ido cogiendo tanto volumen, se han ido haciendo tan grandes (han sido más grandes que sus propias capacidades) que han tenido que recurrir a una serie de acciones que les facilitara disponer de unos recursos que por ellos mismos son incapaces de generar, para mantener esa monstruosidad de organización, y en que las pequeñas empresas no han podido o no han querido colaborar en ninguna de sus formas, salvo en algunas áreas relativas a la representación sindical. Actualmente los grandes sindicatos están plegando velas y cerrando federaciones porque no pueden sostener el coste de mantener una estructura como la que tienen.

¿Cómo lo pueden hacer?

En las grandes empresas. Las pequeñas empresas no tienen esa capacidad. Es  perfectamente entendible que el pequeño empresario, cuando le hablas de sindicalismo, vea un toro con cuernos afilados, mientras que el gran empresario no ve nada de eso, esta viendo un posible aliado de futuro, piensa rápidamente, procura ver cómo puede hacer para llevarse bien con esa persona del sindicato, para que ayude a controlar a los trabajadores y si hay problemas poder hablar con él. En aitb opinamos que eso es anti razón de ser del sindicalismo, no negamos la necesidad de resolver las cosas mediante la concertación, pero siempre con luces y taquígrafos.  Los grandes sindicatos suspende al pequeño empresario al no colaborar éste con ellos. ¿con quien se siente valiente el sindicato? con las empresas pequeñas. Van y dicen: en tu empresa tiene que salir un delegado, el pequeño empresario le responde: pero oye que somos solo 6, a lo que el sindicato les replica, da igual por ley si los trabajadores quieren tiene que salir un delegado y tienes que procurar que sea nuestro.  Ese hombre se ve forzado.

Tu vas a una gran empresa, como sindicato pequeño y alternativo, con la intención de hacer unas elecciones sindicales y te dicen, pues vale, búscate la vida. Prefieren los grandes sindicatos, con los que les interesa llevarse bien, y a los que, en líneas generales, les dirán mira a mi me interesa que salgan elegidos este, este y este, y  la lista, en una parte, te la hace el empresario.  En nuestro caso, si conseguimos presentar una lista sin que nos la intenten desmontar, esa lista la tenemos que conseguir  por nuestros propios métodos y medios.

¿Creéis que el sindicalismo tradicional ha sido fuerte con el débil y débil con el fuerte?

Por supuesto.  La historia y los últimos acontecimientos, avalan la afrimación que hacemos.

Ahora se está hablando mucho de emprendimiento, y lo que se está generando realmente es autoempleo ¿cómo lo veis?

No lo vemos mal. Es una opción interesante si se sabe hacer

¿Cómo veis la figura del autónomo en este país?

Desprotegido total. Las empresas no les pagan adecuadamente, mientras que ellos tienen que asumir una serie de gastos que les son muy difíciles de llevar. Que alguien cuente por que un autónomo pagando lo mismo que tú, llegado el caso, tiene menos prestaciones que tú. ¿Y porqué no hay una respuesta sindical a eso? Porque hay un interés político detrás. Mientras siga el estado subvencionando a los grandes sindicatos, ¿que se puede esperar de las grandes organizaciones sindicales?.

¿Cual sería a vuestro juicio una buena situación para el autónomo?

Hay que empezar por conseguir que los autónomos puedan facturar cantidades que se ajusten realmente al trabajo que realizan, cuestión esta que no ocurre en la mayoría de los casos. Los autónomos, sean dependientes o no, tienen complicado negociar sus condiciones económicas relativas a la prestación de servicio que desarrollan. Están necesariamente sometidos a las condiciones que ponen las empresas, las cuales les ponen unas condiciones muy discutibles. El estatuto del autónomo es una herramienta que habría que desarrollar adecuadamente, hay que empezar por ahí, hay cosas que son muy del Nodo. El autónomo es generalmente un trabajador independiente, no se agrupa. ¿Podríamos nosotros trabajar mejor la situación de los autónomos que las federaciones de los sindicatos grandes?, sin duda, si se agruparan en aitb nos parece que si. Por ejemplo, nosotros podríamos trabajar con ellos una propuesta que contemplara la voluntad del colectivo en las distintas versiones existentes que se orientara a conseguir mejoras legales de la situación de los autónomos en los  sectores de nuestro ámbito funcional. Hablando con las administraciones publicas con competencias en la materia y con las empresas.

En el ámbito alimentario ¿los trabajadores trabajan muchas horas no?

Si trabajas en la calle, por ejemplo vendedor, auto-venta, hostelería…, trabajan muchas horas. En algunos casos te hacen contrato de media jornada, pero trabajan jornadas  completas y los que están a jornada completa, trabajan mas horas de las que les correspondería. Eso está pasando a diario. Pero ¿quién se mete ahí? porque podría tener un efecto boomerang, intentamos proteger a los trabajadores, pero los trabajadores en muchos casos no dicen que no insistamos en resolver esa situación, ya que pueden salir perjudicados y quedarse sin nada.

Pero los que mas horas se ven necesitados de trabajar, sin duda alguna, son los trabajadores autónomos, es la única forma que tienen de poder compensar un poco sus gastos.

¿Cómo es vuestra relación con UGT y CCOO?

Hace tiempo estuvimos en un gabinete jurídico en Madrid muy bueno, para ver qué camino debíamos seguir y qué  posibilidad teníamos de impugnar, derogar o como se diga en el  argot parlamentario y/o jurídico, una ley, que es injusta, porque le da un protagonismo exclusivo a los dos grandes sindicatos, que “pueden hacer lo que les dé la gana”, nos referimos a la LOLS (Ley Orgánica de Libertad Sindical) debería modificarse. Nosotros entendemos que en una negociación colectiva no se puedan presentar  3000 sindicatos que pudieran haber en España, pero lo han hecho de tal forma que no permiten que esos hipotéticos 3000 sindicatos nos pongamos de acuerdo para que  asistir una  representación de todos. Eso no quisieron hacerlo porque en esa época gobernaba el PSOE lo que significaba reafirmar sus raíces históricas favoreciendo a UGT y por ende a CCOO. Como anécdota diremos que, antiguamente, antes de elegir los dirigentes de UGT se reunían los militantes PSOE en sus sedes para elegir quienes consideraban debería ser la persona que dirigiera la UGT y todos asumían la disciplina de partido.

No hay relación, ni buena ni mala, con UGT y CCOO, no existe, ellos nos ignoran por que consideran que somos insignificantes, nosotros opinamos que una organización que representa a un colectivo de trabajadores, pequeño, mediano o grande, nunca habría que menospreciarla, porque al fin y al cabo, son tan dignos de ser representados los trabajadores afiliados en aitb que los que lo están en los otros sindicatos.