Quienes Somos

La Gaceta Humanista es el título de esta nueva publicación on-line, pero en nuestro sentir, es además de publicación un espacio, espacio muy grande en tiempo y dimensión. En el tiempo en cuanto que intenta rescatar y poner en presencia las mejores aspiraciones de toda la gente buena que nos ha precedido, y con una dimensión que abarca la sintonía con todos los pueblos de este planeta que forman una increíble y valiosa nación humana universal.

El término humanista que acompañaba también a otra Gaceta editada ya hace casi 20 años en papel, recobra ahora un significado urgente. Entendido quizás en tiempos anteriores como concepto histórico-cultural asociado al Renacimiento occidental, es en estos momentos cuando además de marcar una dirección existencial con una moral que propone “tratar a los demás como tú quieres ser tratado”, toma un aspecto claramente reivindicativo en este momento en el que la vida humana ha dejado de ser considerada como lo más importante. El sistema actual impuesto mediante los peores métodos de violencia y manipulación, está marcando unos cupos de seres humanos útiles para el mismo sistema, fuera de este cupo establecido por las necesidades productivas y económicas, el  resto de seres humanos les están sobrando, y más aún cuando reivindican un derecho a la salud, a la educación y a una calidad de vida digna.

La Gaceta Humanista busca ser un lugar de encuentro entre personas sensibles, profundamente descontentas con un sistema de valores primarios y absurdos.

Vamos a escribir denunciando lo que ya no sirve, también vamos a proponer ideas y proyectos que abran las ventanas de un mundo dominado por un sistema cerrado, que lo único que puede lograr ya es la incertidumbre y el sufrimiento de las poblaciones.

La Gaceta Humanista la ponemos en marcha personas que llevamos ya tiempo reivindicando al ser humano como valor y preocupación central y la no-violencia como metodología de acción. Hemos apoyado en nuestros barrios, hemos lanzado proyectos de salud y educación en países desfavorecidos, hemos convocado a la buena gente para tomar el futuro en sus manos, para no dejar esa responsabilidad en manos de los que han generado el estado de cosas actual. Estamos también intentando llevar una nueva sensibilidad al campo político a través del Partido Humanista. En muchos aspectos reconocemos nuestro fracaso, pero insistimos en la tarea de humanización del mundo, y esto marca una dirección vital que se aleja de valores y sentidos provisorios.

Desde aquí saludamos con el mayor de los afectos a nuestros futuros lectores y animamos a sumarse  a todos aquellos que aspiran realmente a conseguir un mundo mejor.